PAPEL DE REPÚBLICA DOMINICANA ANTE ESCALAMIENTO GUERRA UCRANIA

Compartir en tus redes

Por: Wagner Escanio

Hace más de 90 días que inició la confrontación entre Rusia y Ucrania, y las señales indican que el conflicto está lejos de resolverse. Millones de desplazados; una guerra económica protagonizada por el gobierno ruso de un lado y “occidente” por otro, ha traído consigo, según, al más reciente Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias desarrollado por las Naciones Unidas, la amenaza con llevar hambruna a los países, afectando aún más a los que son importadores de cereales, tanto de Rusia como de Ucrania. Todo apunta, al día de hoy, que el conflicto podría desembocar en una conflagración aun mayor entre la OTAN y el país eslavo.

Hasta ahora, la República Dominicana solo se ha visto expuesta de manera directa a los efectos económicos derivados del conflicto, pero en lo relativo a un hipotético escenario tan dantesco como el que se podría crear al escalar el conflicto en una guerra “stricto sensu” entre potencias nucleares, se hace necesario reflexionar sobre el papel que deberá nuestro país jugar ante dicha situación. Y es que el mismo Henry Kissinger, quien fuera secretario de Estado de los EEUU durante los gobiernos de Richard Nixon y Gerald Ford, afirmó en el recién finalizado foro de Davos, que: “Las negociaciones deben comenzar en los próximos dos meses antes de que se creen trastornos y tensiones que no se superarán fácilmente”, dándonos una perspectiva de cuan seria es la amenaza de escalamiento del conflicto y de las repercusiones que a nivel global este hecho tendría.

En ese sentido, nuestra nación solo se ha pronunciado de forma diplomática – de manera brillante – en contra de la agresión rusa, asimismo se ha dado apoyo a las iniciativas que desde las Naciones Unidas han castigado a dicha acción. Este esfuerzo diplomático a favor de la causa ucraniana se corresponde con los nexos que, como nuestro principal socio comercial, nos unen a los Estados Unidos. Sin embargo, ante una escalada del conflicto, República Dominicana debería de jugar un papel de neutralidad en el mismo, sin importar las presiones recibidas, y no formar parte de ningún bando en un conflicto armado entre potencias nucleares.

La neutralidad según la ONU, está definida como “la situación jurídica derivada de la abstención de un Estado de toda participación en una guerra entre Estados, el mantenimiento de una actitud de imparcialidad hacia los beligerantes y el reconocimiento por parte de los beligerantes de esta abstención e imparcialidad”. Además, la misma institución reconoce el derecho de los estados a no inmiscuirse en conflictos bélicos de terceros, siendo declarado al día 12 de diciembre como día internacional de la neutralidad.

Y es que una guerra entre la OTAN y Rusia, será totalmente distinta a la vivida hace 78 años, en referencia a la Segunda Guerra Mundial. Aquella vez, el dictador Rafael Leónidas Trujillo, terminaría declarando un 11 de diciembre de 1941, la guerra a la Alemania Nazi. En aquel entonces, existieron ataques por parte de los submarinos nazis hacia nuestras embarcaciones más no así a nuestro territorio. Sin embargo, la escala de devastación en un conflicto como el que amenaza actualmente con detonar, sería tal que lo países envueltos en la misma estarían luchando una guerra de exterminio, por lo que sería incalificable tan solo realizar la sugerencia de inmiscuir a nuestro país en dicha contienda. En definitiva, este escenario debe llamar a reflexión a toda la clase política dominicana, y es que más allá de las simpatías partidarias, el interés del pueblo dominicano está primero, y el mismo se corresponde con la paz, tranquilidad y el desarrollo que nuestro pedazo de isla merece.

Por último, en caso de un conflicto entre fuerzas nucleares, nosotros como país deberíamos sopesar y apelar a la sabiduría popular bajo el dicho que: “no tendríamos velas en ese entierro”. Esto así, pues, las consecuencias para las naciones envueltas serian catastróficas. El papel de Rep. Dominicana debe ser la neutralidad, velar y llamar a todos los bandos involucrados a la búsqueda de soluciones pacíficas, tal y como lo expresó en el pasado, el físico alemán Albert Einstein: “No sé con qué armas se combatirá la tercera guerra mundial, pero la cuarta será con palos y piedras”. En nuestra opinión, “ni con palos y piedras, pues ninguna guerra es buena, apelemos siempre a la paz, es lo mas saludable para la humanidad”.

Wagner Escanio
Analista Político y Miembro #NuevaCulturaPolíticaRD

Ucrania #RepúblicaDominicana #NCPRespond

Facebook Comments Box
Compartir en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.