Compartir en tus redes

Con la apertura del Incart, el Instituto Oncológico ha recibido más pacientes que en años anteriores

El tipo de atención que ofrece el Instituto Oncológico Heriberto Pieter no tiene nada que envidiarle a otros centros en diferentes partes del mundo, ya que ha sabido ganarse el reconocimiento de ser un hospital que ofrece calidad en sus servicios en todas las áreas de la oncología.

Este centro médico es una ONG manejada por la Liga Dominicana Contra el Cáncer, considerado un hospital privado desde el punto de vista de su manejo, pero público desde el punto de vista de las personas a las que atiende.

Según el director del Instituto, José Ramírez Féliz, pese a los años que tiene el Oncológico brindando esta labor, especialmente a la clase pobre, el hospital tiene un programa de educación, en la que ha dotado especialistas en oncología, cirugía, ginecología, oncología clínica, radioterapia y otras, es decir, que el 95% de todos los especialistas de cáncer en el país son formados en este instituto.

Además de los proyectos a corto y mediano plazo, y de las necesidades que tiene el Oncológico para continuar brindándole un mejor servicio a la población y cumplir con las demandas que se presentan cada día, el doctor Ramírez nos orienta sobre el tipo de cáncer más frecuente en el país, cómo se puede detectar a tiempo, y cuáles se pueden prevenir.

¿Cuál es la situación actual del Oncológico?
Este hospital hay que reconocer que con el advenimiento de la Seguridad Social, se ha estabilizado bastante, porque hasta hace 15 años, cuando la seguridad social no había comenzado, nosotros teníamos que arañar los fondos a través de pedir ayuda.
En ese entonces vivíamos apretados, en una crisis constante, pero a partir de que la mayoría de pacientes aquí en el país ya tienen alguien que paga sus servicios, nosotros financieramente vamos un poco desahogados.

¿De cuál presupuesto dispone el Oncológico?
El presupuesto lo manejamos nosotros. Del Gobierno solo recibimos el pago de la factura eléctrica que está en más de un millón de pesos, y también nos pagan un 25% del personal de salud.

¿Cuáles son los tipos de cáncer más comunes y cuál se puede prevenir?
El tipo de cáncer más frecuente ahora mismo es el de mama en las mujeres, y el de próstata en los hombres.
Cada año se diagnostica, aproximadamente, unos 560 nuevos cáncer de mama, y unos 530 nuevos cáncer de próstata. Ese número ha sido constante en los últimos 6 años.

La presencia es más de mujeres que de hombres, porque las mujeres sufren más cáncer que el hombre, ya que las mujeres tienen más órganos blancos, como son ovarios, mama, útero, cérvix. Por esta razón que las mujeres requieren más servicios oncológicos que los hombres.

Sin embargo, hay que destacar que el único cáncer que se puede prevenir es el cáncer cérvico-uterino a través de la vacunación.

¿Cuál es la incidencia del cáncer en la población joven?
La incidencia en la población joven es muy baja. En término general, el cáncer es una enfermedad de los adultos, pero realmente la cantidad de pacientes, por debajo de los 40 años con cáncer aquí, no sobrepasa al 15%. Y aunque en los últimos años estamos viendo más pacientes jóvenes con cáncer, todavía sigue siendo un porcentaje muy por debajo.

¿Cuál es el nivel socioeconómico del promedio de los pacientes del oncológico?
Mira, definitivamente la clase de personas que viene a este instituto es la clase baja. Aquí todavía hay un porcentaje alto de gente que no tiene el Seguro Nacional de Salud (Senasa) subsidiado.

Por esto tenemos una estadística de donaciones de tratamientos, en el orden de los 4 millones mensuales, porque las personas no tienen como pagarlo, es decir, condonamos deudas, no cobramos servicios.

¿Cuáles proyectos tiene en carpeta el Oncológico?
Los planes más importantes que tenemos ahora mismo es el crecimiento en el área física. Nosotros tenemos en carpeta la realización de dos proyectos muy importantes. Uno a corto plazo que es la creación de un Centro de Atención Primaria en la avenida Máximo Gómez, en la casa que perteneció al presidente Joaquín Balaguer, que fue donada a la Liga Dominicana Contra el Cáncer.

El propósito de ese centro es sacar una cantidad de pacientes que no tienen nada que ver con cáncer, sino que vienen a hacerse tomografía, resonancia, monografía y otros estudios, porque el sector público no cumple esa demanda. Este proyecto estaría funcionando en unos cuantos meses.

El segundo proyecto es a mediano plazo y consiste en la construcción de una edificación en las proximidades de este instituto.

Esta nueva construcción va a ser un instituto más grande que el actual, tendrá de 8 a 10 plantas. Con esta edificación buscamos aumentar la cantidad de quirófanos y la cantidad de camas, porque tenemos una crisis constante especialmente con el tema de la cama.

Usted tiene 25 años trabajando en el Oncológico, pero ¿cómo han sido esos cuatro años como director?
Estos años han sido un continuo batallar, aparte de que tengo 25 años en el hospital. Aquí, aparte de mantener una calidad en la atención adecuada, también está el tema de los pacientes que no tienen cobertura, buscar ayuda, el tema del espacio ha sido un tema constante, porque pensábamos que con la apertura del Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Sánchez Pérez de Tavárez (Incar), íbamos a disminuir la cantidad de pacientes a un 50% de la cantidad que recibimos, pero ha sido lo contrario.
Estamos recibiendo un 8% más de pacientes mensualmente que lo que recibíamos los años anteriores.

Hemos crecido, eso significa que la gente confía en nosotros y está satisfecha con el servicio que uno brinda aquí.

¿Existe algún tipo de colaboración con el Incar?
No, todavía no ha habido acuerdos de trabajos en conjunto, sí conversaciones informales, no oficiales, porque una buena parte de los médicos que están allá también están aquí, es decir, que es una misma cosa. Pero acuerdos y colaboración todavía no ha habido, eso es una tarea pendiente.

¿Tiene algún mensaje para la población durante el mes del cáncer?
No. Hasta que la sociedad dominicana no se empodere de temas importantes sobre el cáncer, yo no voy a hablar de “lacitos rosados” en el mes del cáncer. La Seguridad Social no está cubriendo la reconstrucción postmastectomía en mujeres con cáncer, y hasta que no la cubra no voy a hablar de nada de eso.

Y es importante que sepan que República Dominicana es el único país en América Latina donde la reconstrucción postmastectomía no está cubierta por la Seguridad Social.

Necesidad
Queremos que nos incluyan en las partidas que se les da a las ONGs, porque hay planes que no le damos salida por falta de recursos”.

Proyectos
Con esos dos proyectos buscamos darle un servicio de mayor calidad, además vender el servicio a las áreas del Gran Santo Domingo”.

Facebook Comments Box

Compartir en tus redes