Las crisis en el PLD y sus diferentes coyunturas – Por: Freddy M. Martínez

Compartir en tus redes

Por: Freddy M. Martínez

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y mayoritario en el sistema de partidos políticos, está viviendo una de sus peores crisis interna que se haya producido desde su fundación en el 1973 por el profesor Juan Bosch, con dos liderazgo enfrentado; en una lucha por el poder político, social y económico en la República Dominicana.

Dos grandes líderes políticos que han sabido mantenerse a través del tiempo, siendo éstos favorecidos con el “voto popular”. En la actualidad se encuentran enfrentado en una coyuntura que no tiene un mediador que busque una salida pacífica a la crisis que enfrenta esa organización política, y puedan encontrar la unidad y fortaleza a lo interno del PLD, como ya lo han demostrado en diferentes  coyunturas, en sus diversos procesos internos.

Cuando hablo de dos grandes líderes políticos y de coyunturas diferentes, en los diversos procesos internos del PLD, me refiero al Presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Dr, Leonel Fernández, y el presidente constitucional, Lic, Danilo Medina Sánchez, los cuales han sabido mantener los intereses generales por encima de los intereses particulares en los diversos enfrentamientos internos que se hayan registrado en dicho partido político.

Me ofreceré a desglosar algunas de las confrontaciones por el poder político a lo interno del PLD, desde el año 1999 hasta el 2019:

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) llega por primera vez a la presidencia de la república en el año 1996, con el ex presidente Leonel Fernández, en el 1999 se producen pequeños indicios de disputas por la candidatura a la presidencia de la república entre Danilo Medina y Leonel Fernández, cuando en ese entonces, la constitución le prohibía un segundo mandato a Fernández, siendo esté  presidente y con todas las oportunidades de buscar una reforma constitucional que le favorecería y mantener la presidencia de la república por cuatros años más, decidió ceder a ese plan macabro de diferentes sectores políticos y sociales que le hicieron la propuesta de modificación a la carta magna y mantenerse en el poder, cediéndole el pasó a su compañero de partido, dejándole las puertas abiertas a Medina para que este obtenga la candidatura presidencial y, de igual forma, manifestando un respaldando contundente a esa candidatura, y así derrotar las diferentes ideas encontradas, tanto a lo interno como a lo externo del PLD.

Para el año 2007 se produce otro enfrentamiento por la candidatura presidencial con las dos figuras más importantes del PLD, Leonel Fernández siendo el presidente constitucional y buscando otro período presidencial, y Danilo Medina quién aún no se había repuesto de una derrota electoral frente a la oposición en el año 2000, siete años después, se enfrentó a su compañero de partido y presidente de la nación, Dr Fernández, quién aplicó todos los recursos del Estado y aplastó a Medina quién expresó “Me venció el Estado”.

A pesar de que Medina no respaldo abiertamente la candidatura de Fernández, como éste lo hizo con él, en el año 1999, sus seguidores les brindaron el apoyo al ex presidente Fernández y, así, el PLD encontró una salida a la crisis de esa organización política retenido el poder en las elecciones del 16 de mayo del 2008.

Dos años más tardes, surgen diferentes ideas encontradas a lo interno del PLD, en torno a una modificación constitucional para habilitar al presidente Fernández y, que este pueda competir en las elecciones del 2012. Las deferentes preposiciones generaron grandes tensiones en la facción danilistas los cuales se estaban preparando para competir en dicho combate electoral, quienes venían de un aplaste electoral en el 2008. En el 2010, las mareas que azotaban al PLD bajaron con el “Pacto de las Corbatas Azueles”, entre, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Ya para el 2011, Leonel Fernández con mayoría en el Comité Político, Comité Central y Congreso Nacional, además, con mayoría en la base de esa organización política, y las puestas abiertas para buscar un tercer mandato consecutivo, se inician los preparativos reeleccionistas dirigido por el actual senador por la provincia de San Juan, Félix Bautista, en busca de un millón de firmas, y que Fernández se mantuviera en el poder. Estrategia que no funcionó la cual produce una crisis profunda en el PLD dónde el sector de Danilo Medina se estaba preparando por la candidatura presidencial o que se produzca un cisma lo cual iba a culminar con los 12 años del partido de Gobierno.

Las intenciones divisionistas del sector danilista, provocó que la facción de Fernández retrocediera a su plan macabro de perpetuarse en el poder y, que prevalezca la unidad y fortaleza a lo interno del PLD. Esa coyuntura fue favorable para la facción del danilismo quienes eran minoría en todos los sentidos, siendo estos beneficiados por la otra parte, que puso primer lugar los intereses colectivos por encima de los intereses particulares.

Fernández, igual que en el año 1999, sale a las calles en respaldo a la candidatura de Medina, él cual se alzó consiguiendo la presidencia de la república y agradeciendo a quién le paso la silla presidencial en una alocución multitudinaria, “gracias al presidente y compañero Leonel Fernández quién trabajo en mí candidatura más que en la de él propia”, expresó Danilo Medina, y así, salvar al PLD del colapso.

Para el año 2015, comienzan a producirse “heridas” profunda que pareciese difícil de curar, de un lado el ex presidente Leonel Fernández quién iniciaba con su proyecto en busca de la candidatura presidencial y los “vientos soplando”, y del otro lado el presidente Danilo Medina quién estaba impedido por la constitución reelegirse. Comienza una confrontación de ambas partes, donde el sector danilistas reclamaba “derecho de igual” exigiendo un segundo mandatos presidencial para mantener la unidad del partido. Aquéllas heridas profunda fueron curada hasta ciertos tiempos, con el “Pacto de Juan Dolió” o “Pacto de los Quinces Puntos”, donde se establecieron normas y reglas, y de esta forma permitiéndole a Danilo Medina una reelección y seguir dirigiendo los destinos de éste país, ya con mayoría en el Comité Político, Comité Central y un 65% de aprobación en la sociedad, pero también, estableciendo ciertos candados a la constitución con el “nunca jamás”.

Para el año 2018, las heridas en el PLD son destapadas, comienza a fluir la peor crisis en la historia del Partido de la Liberación Dominicana y, por primera vez, tocando a la base de esa organización con enfrentamiento entre compañeros que tenían una relación hasta familiar.

Los preparativos reeleccionistas del sector del presidente Danilo Medina se fortalecían cada día más. Inicia la lucha más cruel y profunda sin un arbitraje de salvación, entre Fernández y Medina.

Las confrontaciones más agresivas, donde se registraron agresiones, amenazas, falta de confianza y agravios entre ambas partes, son las señales de una profunda división que puede traerle consecuencia en el año 2020.

Todo inicia con la Ley 33-18 de Partidos Políticos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, dónde se produjeron algunas de estas confrontaciones pareciendo que no llegaría a un acuerdo y la Ley no sería aprobada. Ambas partes llegan a un acuerdo y aprueban en segunda lectura la Ley 33-18 que parecía vendría a salvar el sistema de Partidos Políticos.

La crisis del 2018 parecía sanada con la aprobación de esta Ley, hasta que en el año 2019 en el Congreso Nacional surgen especulaciones de una reforma a la carta magna para beneficiar al presidente Danilo Medina.

La facción leonelista siendo en este entonces, minoría en el Congreso Nacional, enfrentaron a la facción Danilista, en una lucha que tocó la parte más sensible de la base; se pierde la confianza y se rompe el lazo de unidad en el PLD, hasta el punto de considerar como un “atraco” el “Pacto de Juan Dolió” o “pacto de los Quinces Puntos”, acuerdo que vino a rescatar en el 2015 a un PLD que se observaba en un dilema, siendo encaminado hacia la tumba política.

Las confrontaciones, generaron diversas manifestaciones en las afueras del Congreso Nacional al punto que el propio presidente del PLD, Dr, Leonel Fernández realizó una multitudinaria marcha “frente al congreso que dirige su propio partido” en rechazo a una modificación constitucional, acto que fue criticado por el Secretario General de esa organización política y presidente del Senado de la República, Reinaldo Pared Pérez.

Leonel Fernández y sus legisladores siendo minoría vencieron a Danilo Medina y sus legisladores siendo mayoría. Estos frenaron el plan reeleccionista del sector del danilismos que querían “perpetuarse en el poder, como lo expresó la diputada y hermana de Medina, Lucia Medina.

El presidente Medina no pudo conseguir un tercer mandato, pero preparó a su delfín calificándolo de “Sangre Nueva” en un año pre electoral para enfrentar al tres veces presidente de la república, Dr, Leonel Fernández, inyectándole a su delfín todos los recursos del Estado y poder derribar a un León que se empodero de una masa importante de la sociedad calificando su campaña #LaFuerzaDelPueblo y llegando a expresar “venceré al Estado, el poder, el dinero, la soberbia y la arrogancia”, diciéndole así, al Gobierno que dirige su propio partido.

En la primaria interna del PLD, celebrada el 06 de octubre del 2019, el delfín del danilismo se impuso sobre el leonelismo, lo cual agravó la lucha por el poder político a lo interno de ese partido, donde el sector de Fernández acusaba a la Junta Central Electoral (JCE) de conspirar con un “fraude electoral”, en el proceso de “voto automatizado”, afirmando que hubo alteración en el “algoritmo del Software”.

La división de un partido que practicaba los ideales de Bosch en “teoría” está a la vista de todos. Un Leonel decidido a marcharse y renunciar a la presidencia del PLD con alrededor de un millón de adeptos, y un Danilo que lo ha hecho todo por enterrar políticamente a su compañero de partido.

No hay árbitro, no hay salvación, un PLD dividido se aproxima a la salida del poder y de eso están consciente los dos grandes líderes de esa organización política.

En el 2008 Danilo Medina expresó, “me venció el Estado”. De igual manera, para el año 2019 Leonel Fernández afirmó, “alteraron el algoritmo del Software”.

Facebook Comments
Compartir en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.