La sobrevivencia de la RD y las lecciones de la historia -Por Milton Olivo-

Compartir en tus redes

 

 

La sobrevivencia de la RD y las lecciones de la historia.

 

Los dominicanos si queremos sobrevivir y preservar nuestra soberanía, tenemos que repasar las lecciones de la historia.

Cuando Núñez de Cáceres en 1821 declara la independencia de la Corona Española, fracasó, porque contaba con la solidaridad continental, especialmente de Simón Bolívar, el cual ignoró la solicitud por su compromiso con Haití. (Del cual había recibido armas).

En 1822, cuando los haitianos nos invaden, fuimos dejados solo por el mundo. Tuvimos que soportar 22 largos años, de humillación, represión, despojo y opresión, En 1844, en la guerra de independencia, también fuimos ignorados por el mundo, solo por el coraje de la población y la pericia de los comandantes pudimos liberarnos y formar la República Dominicana.

En 1863 cuando la guerra Restauradora, para librar el país de la anexión a España, y de las humillaciones, asesinatos e incendio de ciudades por parte de los españoles, a pesar de las diligencias internacionales por ayuda, incluyendo el mismo Duarte, también fuimos ignorados por el mundo. Cuando la invasión del 1916, cuando los Estadounidenses deciden invadir nuestra patria, solo unos pocos países protestaron. Especialmente argentina, a quien le debemos gratitud por su denuncia internacional de lo que sufríamos.

Cuando las invasión del 1965, todo lo contrario, la mayoría de los países latinoamericanos se sumaron a las fuerzas de invasión, formando la famosa –Fuerza Inter-americana de Paz- que no fue más que una pantalla de ejércitos a las ordenes de la política imperial de los EEUU.

Hoy estamos siendo testigo de una invasión, realizada con la complicidad de la clase política nacional. Primero abriendo la frontera, a partir del Terremoto. Y luego legalizando la permanencia de millares de invasores, que saturan nuestro servicio de salud, y desplazan nuestra población de lugares tradicionales de trabajo. Nuestras instituciones políticas, se han convertido en especie de tritura presupuesto. O son fuente de fabricación de cheques para seguidores políticos. Pero desconectada totalmente de su deber y razón de existir. Un caso; INESPRE. Nuestro ORO es fraudulentamente entregado a extranjero, con la complicidad del Congreso.

La independencia financiera que había conquistado el Generalísimo Trujillo ha sido destruida. El aparato productivo ha sido desmantelado. Las instituciones armadas se han cartelizados. Los recursos públicos han sido robados y los responsables protegidos por un sistema de justicia corrompido y politizado. Tremendo desafío el que no ha tocado a la presente generaciones. Reorientar el curso de la historia de la patria.

UNO: Enfocarnos en relanzar el aparato productivo agropecuario nacional y establecer la infraestructura industrial para su transformación, y crear la cadena global de distribución para saturar el mundo de productos dominicanos.

DOS: Rescatar la justicia, estableciendo el Sistema de Jurados, para que la justicia vuelva al pueblo y rescatarla de la mano de funcionarios judiciales comprometidos con otros intereses.

TRES: Reformar la Constitución, para transformar el sistema descentralizando el Estado, creando una estructura federal, para que las provincias con sus recursos impulsen sus proyectos propios de desarrollo y no dependan del Ejecutivo como en el sistema centralizado actual.

CUATRO: Con los recursos producido con la agro producción y las exportaciones, invertir en crear en asociación con multinacionales, el desarrollo de parques industriales en cada provincia del país, para desarrollar una infraestructura industrial de productos de tecnología de última generación.

QUINTO: Impulsar la Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I), e invertir en elevar el nivel de nuestros docentes y la debida transformación curricular, para elevar nuestro sistema educativo a un nivel de clase mundial. Mejorar nuestras relaciones con los países vecinos, elevar nuestro comercio e impulsar la asistencia internacional. Y sobre todo, criminalizar la invasión irregular, y establecer el Trabajo Publico, para los casos penales. El autor es presidente del Proyecto Quisqueya Potencia –PQP- Milton.olivo@gmail.com

Facebook Comments Box
Compartir en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.