Crudo y derivados, ¿se mueven en rutas contrarias?

Compartir en tus redes

La relación entre los precios internacionales del petróleo y los costos locales de los combustibles parece alejarse cada día más. Ya se hace difícil anticipar que el alza o baja del crudo en los mercados internacionales produzca internamente un movimiento similar en la cotización de los derivados de petróleo.

El día 8 del mes en curso, el Ministe4rio de Industria y Comercio anunció, para el período del 9 al 16 del mismo mes, alzas en los combustibles, que incluía siete pesos en los dos tipos de gasolinas. Hasta el miércoles de esa semana, que es la fecha de referencia para fijar los precios de los hidrocarburos, el petróleo de Texas, que es la referencia utilizada, había bajado un 0.12%.
En cambio, el día 22 del mes en curso, cuando el Ministerio de Industria, Comercio y Pymes estableció los precios para la semana del 23 al 30 de septiembre en curso, con un descenso de RD$4.00 para las gasolinas, el petróleo a la fecha de referencia había subido un 1.51%.
Mensaje inconsistente
Esos comportamientos reflejaban un desmentido al famoso eslogan publicitario que asociaba los precios de los combustibles con el movimiento de costo del crudo. “Cuando sube, sube y cuando baja, baja”, planteaba el mensaje que ya no parece tener aplicación consistente.

Durante los primeros dos cuatrimestres del año en curso, la cotización internacional del petróleo fue en promedio unos dos dólares más baja que en igual período del 2016. En cambio, las gasolinas en el mercado doméstico dominicano se han encarecido en aproximadamente un 10%.

El comportamiento de los precios internacionales del crudo y domésticos de los combustibles refleja una dirección cada vez menos unidireccional entre petróleo y sus derivados.

Hay entre el crudo y sus productos derivados un recrudecimiento de la brecha que separa sus respectivos precios. La separación monetaria, no es orgánica, aunque sí en la composición de los factores que forman los costos de los subproductos del petróleo.

Con el barril del crudo ahora promediando los US$50.0 en el período enero-agosto, frente a una media de US$52,00 en igual lapso del 2016, las cotizaciones de ambas gasolinas están ahora promediando sobre la barrera de los RD$200 el galón, mientras en los primeros dos cuatrimestres del 2016 estuvieron en una media de RD$190 y RD$180, las categorías premium y regular, respectivamente.

El comportamiento desvinculado con el crudo se da en todos los derivados de petróleo, aunque se nota más en los subproductos de mayor incidencia en las operaciones cotidianas de los consumidores, como las gasolinas, gasoil y gas licuado de petróleo.

La aparente falta de sintonía que ofrecen las cifras de precios está vinculada a la referencia histórica que del costo del crudo se ha utilizado para fijar los precios internos de los combustibles. Pero en la práctica, el crudo es la menor proporción de las importaciones petroleras que realiza el país, con alrededor de un 20%. Esa baja proporción de importación de crudo es por la incapacidad de la Refinería Dominicana de Petróleo para refinar una proporción mayor de la demanda interna. Y en el mercado de Nueva York, que es donde se cotiza el petróleo de Texas, la referencia dominicana, los precios del crudo y de los combustibles no siempre van en la misma dirección. Se mueven según los niveles de reservas de crudo y de combustibles que se cuantifiquen en los Estados Unidos y por las expectativas de producción de crudo y abastecimiento que existan
El comportamiento alcista se ha acentuado en la mayoría de los combustibles durante el cursante mes de septiembre. Hasta mediados de agosto, el mayor peso alcista lo reportaba la gasolina Premium, que reportaba un promedio general por galón de RD$212.61. La regular registraba una media de RD$197.45. Ambos tipos de gasolinas acumularon en las últimas cuatro semanas variaciones netas de cinco pesos. En las dos primeras semanas, aumentaron RD$9.00, y en la última, la de ahora, bajaron RD$4.00.

La bolsa de Nueva York es la fuente de referencia

Por ese esquema imperante en la bolsa de Nueva York, cada viernes el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes dicta una resolución que, en muchos casos, sube la cotización interna de los combustibles en momentos en que el petróleo crudo ha estado bajando, dejando una estela de dudas entre consumidores que desconocen fórmulas y ecuaciones utilizadas para fijar las cotizaciones finales, que este año han sido más dispares. El GLP, que es el combustible de mayor uso en el país, se ha encarecido este año en relación al anterior, en un 16%, mientras que el gasoil regular, el combustible del transporte público y de la agricultura, ha incrementado su cotización en un 10%.

Facebook Comments Box
Compartir en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.