Sermón de las Siete Palabras emite fuertes críticas a autoridades del país; cuestiona deseos reeleccionistas

Compartir en tus redes

La iglesia Católica realizó ayer su tradicional Sermón de las Siete Palabras en el que tuvo fuertes críticas hacia las autoridades por diversas problemáticas que afectan la sociedad dominicana.

 

A continuación las frases más destacadas del sermón de las siete palabras:

 

En la primera palabra, “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen” el padre José Alberto Vargas Salazar, pidió perdón por “todos aquellos que ponen los intereses personales, de su grupo o partico por encima de nuestro proyecto de nación”.

 

Al analizar la segunda frase del Sermón de las 7 palabras,  “Hoy  estará conmigo en el Paraíso”, el padre José Pastor Ramírez señaló  que quien vota por los corruptos  los legitima “los justifica y es tan responsable como ellos”.

 

Durante la tercera palabra “Mujer ahí tienes a tu hijo, hijo ahí tienes a tu madre” se criticó a quienes llegan más allá solo por defender los indefendibles, por defender sus puestos.

 

El reverendo Ramón de Jesús Báez calificó a  los políticos que traicionan a su pueblo de Poncio Pilato, ya que “sin darse cuenta que estos pisotean a los más pobres”.

 

La cuarta palabra “ Dios mío, por qué me has abandonado? por el Rvdo. P. Leonardo Aquiles Ozuna, el reverendo Leonardo Aquiles Ozuna afirmó que la soberanía del país, la Constitución ha pasado a ser un simple papel, objeto de complacencia y conveniencia de unos pocos,  alterada para lograr fines partiditas y personales.

 

“Acaso no sigue Jesús siendo abandonado ante  tanto clientelismo que no permite que nuestro país avance y se constituya como una sociedad honesta, justa y de buenas  prácticas”, expresó con voz indignada.

 

La sexta palabra “Todo está consumado” el reverendo David Alexander Soriano llamó  al Estado a tener una mayor supervisión en todas las construcciones, debido a que están invirtiendo muchos recursos en obras que deberían garantizar mayor seguridad y durabilidad.

 

La séptima palabra “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” estuvo a cargo del Reverendo Diácono Blas Bonilla Morfe pidió que cada “poder del Estado tenga su independencia y se pueda fortalecer así la democracia, donde el culpable sea condenado y el inocente sea liberado”.

 

El sacerdote pidió además sabiduría a Dios para las autoridades del país.

Facebook Comments
Compartir en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.