El seso perturbado de los políticos – Por: Fabio Herrera Miniño-

Compartir en tus redes

El seso perturbado de los políticos

 

Por: Fabio Herrera Miniño

En el medio de un extraño proceso electoral, sazonado con una tremenda pandemia de un virus que cada día arrebata miles de vidas en todo el planeta, al que nuestro país no podía permanecer incólume de ese cataclismo universal, estamos viendo lo que son nuestros políticos en toda la dimensión de sus ambiciones desmedidas e incontrolables, sin importarle ver al país al borde de un colapso mayúsculo, mientras ellos continúan actuando como si tal cosa no los afectara.

A poco menos de dos meses para el evento electoral programado para el 5 de julio, las actuaciones de los políticos le han dado rienda suelta a sus penurias, ambiciones y temores de que no podrían acceder al poder, el seso de ellos se les está consumiendo en una salsa especial de la ignorancia, el cretinismo y la incapacidad para plantear soluciones y directrices verosímiles para enfrentar la crisis actual y gobernar el país, que cada día va en aumento. Todavía el virus no se manifiesta en su devastador arrase por los esfuerzos extraordinarios que ha llevado a cabo el gobierno de mantener un sosiego que no afecte la paz social que disfrutamos desde hace mas de 50 años.

Los políticos, impedidos de sus manifestaciones multitudinarias en las calles y plazas, han tenido que recurrir a nuevos mecanismos de promoción, en donde la distribución de implementos para impedir el contagio de quienes ayudan a atender a los enfermos, los colocan cada día en los medios de difusión con sus mascarillas entregando lo que se necesita para prevenir cualquier brote de la infección que llega en el momento y sitio menos esperado.

La falta de seso de los políticos, los lleva a no tener discernimiento para aterrizar de sus nubes en donde se colocan, ellos como los elegidos de los dioses para dirigir a la comunidad nacional. Al menos, ahora con el ataque feroz del COVID-19, la gente sabe lo que busca, puede cedacear a los charlatanes que desde hace años no pueden convertirse en preferidos por su evidente incapacidad de no ser coherentes y novedosos, limitándose a oír esos cantos de sirenas, opacos y sin ritmo, para entonces elegir a los que menos nos engañen.

Así como la pandemia cada día aumenta su número de fallecidos, llevando a cabo una limpieza genética con su blanco preferido de los “mayorcitos”, así la política después de estas elecciones verá desaparecer a los dinosaurios políticos, que en sus discursos de toda la vida, nada lógico ni práctico han podido ofrecer para beneficio de sus supuestos seguidores. Sus planes siempre están focalizados en acabar con los que están gobernando, que para esa agrupación de los descontentos, nada bueno han llevado a cabo las autoridades. Se empecinan en sostener y repetir un discurso ya viejo y pasado moda. Y es que con los ojos cerrados arremeten en contra del gobierno a pesar de estar disfrutando de excelentes carreteras, de excelentes sueldos oficiales para sus más íntimos allegados, de buenas escuelas para sus hijos y disfrutan de algunos de los excelentes resorts que le sirven de marco a nuestras hermosas playas y montañas.

Para los políticos sin seso, nada bueno se ha hecho en los pasados diez años. Y es que ellos critican solapadamente por la envidia que tienen en cuanto que desconocidos provenientes de barrios marginados de la capital o de un oscuro paraje en las montañas de San Juan son los dirigentes más señeros que tiene el país en estos momentos. Ellos han derrotado a todos esos políticos de abolengo que arrastran sus fracasos y creencias de ser los predestinados desde los inicios del siglo XX. Ellos no han podido sintonizar con las necesidades de la gente ´por su rapiña descarada que la sostienen desde el mismo momento que se ven premiados con una posición en la maquinaria del partido gobernante de la ocasión.

El ataque es permanente en contra de las autoridades. Ahora con las llamadas fake news, las redes se ven inundadas de las denuncias más virulentas y calumniosas. Las mentiras inundan las redes de forma que algún incauto la acepten como válidas. Suerte que la gente se cura en salud y ven tales falsedades regadas por el espacio virtual de la nube para ser un motivo de simple esparcimiento, sin darle divulgación posterior a tales inventos de mentes enfermas que disfrutan de tales acciones para atormentar a las personas más sensatas que repudian la falta de seso de los políticos. Ellos creen que así logran el empuje popular que nunca han tenido por la poca imaginación de que hacen galas en sus intervenciones políticas.

Facebook Comments
Compartir en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.